viernes, 10 de septiembre de 2010

Nuestro vínculo con los productos y las marcas
| | |

Una situación personal me hizo volver a sentir la relación que se genera entre las personas y los productos que consume, lo intensa que puede ser y el poder de las marcas, lo que me motivó a escribir esta breve historia y algunos comentarios que me surgieron a colación. Primero la historia, con algo de exageración novelesca:

Casi 20 años han pasado desde que había probado mi último paquete de Kesbun, unos deliciosos y únicos bizcochitos en base a queso de los que era adicto, creados por la empresa Bun, luego comprada por Pepsico.
Si mediar aviso, un día dejaron de existir. El vacío que se generó en mí fue enorme, y recrudecía cada tanto cuando hacíamos catarsis con algún amigo.
Una vez tuve la oportunidad de preguntar directamente en Pepsico, aprovechando una visita comercial mientras estaba en el proceso de venderle cierto servicio y me confirmaron que había sido una decisión de costo debido al alto precio del queso, su componente principal, en relación al precio al que se podía comercializar el producto final.
Ok Leonardo, el capitalismo que tanto te gusta esta vez te había jugado una mala pasada. No tuve más remedio que tragar saliva y olvidar el tema para siempre. ¿Para siempre?
Hace unos días empecé a ver carteles anunciando el regreso de las Kesbun. Entre la emoción y las dudas sobre la veracidad de la publicidad (¿No estarían jugando conmigo?) estuve hasta esta mañana.
Luego de 12 horas de ayuno por un análisis de sangre que me tuve que hacer (como si el destino quisiese que el reencuentro tenga más dramatismo) entré al supermercado y después de buscar ansiosamente en la góndola, allí estaban, decenas de paquetes todos juntos. Aun sin saber si el sabor sería el de siempre compré 6 (¡No sea cosa que se vuelvan a discontinuar y no llegue a probar más de uno!) y mientras saboreaba las primeras Kesbun caminando hacia mi casa, créanme que volví 20 años en el tiempo. De alguna manera ese sabor que hacía tanto que mi lengua no percibía mantenía una antigua línea directa a un punto justo del cerebro donde la sensación de satisfacción fue inmensa.
Se había cerrado una herida.

Ahí fue cuando me puse a pensar:
  • Lo intensa de nuestra relación con ciertos productos y marcas. Imagínense por un instante su vida sin los 10 principales productos que consumen (alimentos, cable, ropa, etc.)
  • Si 20 años después mi cuerpo sigue deseando un simple bizcochito, cuan compleja debe ser la situación de los ex adictos al cigarrillo, alcohol o al juego, que día a día tienen que pelearla para no caer nuevamente en la tentación, soportando adicionalmente provocadores avisos publicitarios.
  • Que capacidad tiene el cerebro para activar recuerdos que parecen totalmente olvidados.
  • La bronca que da que nos impongan las cosas. La amenaza del gobierno de cerrar Fibertel, generó un rechazo instantáneo y generalizado a la medida e hizo que la empresa, que ya tenía una percepción de calidad superior a la competencia, pase a ser percibida como la de mejor calidad de servicio con un abismo de diferencia sobre el resto.
  • Como se idealiza lo que se pierde. Gardel fue el mejor cantante de tango de la historia y Marilyn Monroe la mujer más sexy.
  • Que increíbles las posibilidades que brindan hoy los medios digitales. Fue la gente la que eligió la vuelta de las Kesbun entre 3 opciones que ofrecía Pepsico (Kesbun, Ruffles y Buntzel) en una campaña/encuesta por internet (http://www.retrosnacks.com.ar/)

Gracias Pepsico, estás perdonada, sin rencores


4 comentarios, dejá aquí el tuyo:

Anónimo 13 de septiembre de 2010, 9:37  

Jajaja, muy buena la historia!!! Me gustaron también las conclusiones que se pueden sacar de un tema tan de la vida diaria. Diego

Gaby 13 de septiembre de 2010, 10:09  

es cierto hay cosas que siempre quedan en nuestra memoria y de vez en cuando necesitamos reflotarlas, sea un biscochito, un pariente cercano ya fallecido. la mente y el gran misterio de la vida...y todo lo que ella guarda para volver a sacarlo a la luz en el momento menos pensado.. para cuando un libro Leo.
saludos Gaby

Marcos 27 de septiembre de 2010, 10:34  

la fan page de Kesbun!!!!!!!!!!!!

http://www.facebook.com/pages/Volvio-Kesbun/155575847792987?ref=ts


¿les interesaría que les pase esa información para su publicación? ¿Alguna preferencia? me pueden contactar aca info@thinky.com.ar.
Saludos,
Marcos

Anónimo 20 de noviembre de 2010, 8:36  

Se me revoluciono todo cuando me entere el regreso de las Kes Bun... años y años y años, recordando ese sabor y textura tan particular... PERO QUE DECEPCION CUANDO PROBE LAS NUEVAS! las cambiaron totalmente!!!! son mas grasosas, tienen otro color, otro sabor, son mas chicas, ni la matriz original respetaron! una gran decepcion... NO SON FEAS, pero estan muy pero que muy lejos de ser lo que fueron. una lastima.

Publicar un comentario