miércoles, 23 de junio de 2010

Buenos y Malos Ejemplos
| | |

No soy un fan de Maradona. Lo adore como jugador pero allí terminó mi capacidad para venerarlo.
Aunque obviamente me emocioné ayer con el triunfo ante Grecia y me muero porque la selección gane la copa en Sudáfrica, estoy con el gusto amargo de pensar que sería el triunfo del caos, la improvisación, la grosería, el amiguismo y la soberbia por sobre el orden, la previsión, el respeto, la imparcialidad y la humildad, y no es eso lo que quiero como ejemplo para la Argentina.

Aun así, debo reconocer que a Maradona se lo ve en estos días con mucho mas aplomo y me gusta. Y lo de Palermo, sea de suerte o planeado, fue un acierto. Un jugador que solamente con una buena pegada y un excelente cabezazo ha logrado las cosas que el logró en su vida deportiva, evidentemente tiene un plus muy particular que pocos poseen y es bueno tenerlo en el grupo.

Palermo es…
…una muestra del esfuerzo de quien debe trabajar el doble para lograr lo que un dotado hace naturalmente
…que no baja los brazos ante la adversidad (hasta se animó a errar 3 penales seguidos y seguir pidiéndolos)
…quien pone un plus para su equipo aun a riesgo de su propio físico (metió su gol 100 en Boca mientras seguía en la cancha con los ligamentos rotos)
…quien no se la cree ni aun siendo el ídolo que es y siempre da a los periodistas una respuesta serena y ubicada
…quien se anima a cualquier cosa, hasta a meter un gol de cabeza desde 40 metros (a mi querido Vélez)
…quien se tiene fe de debutar a los 36 años en un mundial y hacer un gol en los 10 minutos que le dieron para jugar en un partido en el que era suplente en el equipo suplente
…quien convirtió un gol intrascendente en cuanto al resultado, en el pico emotivo de un partido y titular de todos los diarios.

Ese si es el ejemplo que quiero para mi país: un corazón enorme, humildad, respeto, liderazgo positivo, enfrentar la adversidad con esfuerzo propio y nunca bajar los brazos.

Salud Martín, Salud Argentina.


2 comentarios, dejá aquí el tuyo:

Anónimo 24 de junio de 2010, 9:20  

hola Leo, me gusto tu nota.
A Palermo lo he sufrido en reiteradas oportunidades (siendo hincha de River como bien sabes), sin embargo me alegré muchisimo por el, por ser un "loco" lindo, un tipo no propenso al "gaste" innecesario, ni al comentario hiriente. Tambien siento esa dicotomia interna, de querer con el corazón que gane Argentina, pero por otro lado sentir que el triunfo fomentaría el exitismo de que "con el talento argentino, nadie puede". Se necesita talento, sin duda, pero tambien se necesita en nuestro pais gente trabajadora, que planifique, que respete al otro en las buenas y en las malas y muchas otras virtudes. Me daria mucha bronca ver a algunos politicos subirse al podio y reforzar el mensaje tan trillado "Si, vos tambien lo hiciste" . Tampoco me gustaria ver a Grondona festejarlo como propio, cuando el futbol argentino esta como esta por tantos años de reinado sin controles. En fin, "la pelota no se mancha", pero me preocupa el potencial manejo indebido de la situacion de euforia. Igual, falta mucho, y todo puede pasar. Desde quedar eliminados en octavos o ganar la final. No pequemos de optimismo desmesurado. "Paso a paso" como decia Mr Ketchup. abrazo/Juan

Gaby S 24 de junio de 2010, 18:50  

hola Leo, como siempre es muy grato leerte, cuando tengo oportunidad lo hago.
en cuanto a esta nota, este articulo o como se llame..
mi opinion cortita y al pie es...
Palermo es un genio y lo tiene mas que merecido por todas las cualidades que mencionas, se nota de lejos y sin saber mucho que lo merecia, lo disfruto y es buen tipo.
pero .. si no fuera por el soberbio, arrogante y demas adjetivos que tengo para el DT, que lo puso en la cancha, lo dejo entrar esos 10 minutitos no se podria haber lucido como lo hizo
y no nos hubiera dado Martin la alegria que nos dio

lamentablemente a veces necesitamos de alguien que tenga mas poder para poder llegar... y por mas que no concordemos en todo, quizas es el que nos ayude a subir a donde queremos y merecemos estar.
besos Gaby S.

Publicar un comentario