miércoles, 23 de junio de 2010

Buenos y Malos Ejemplos
| | |

No soy un fan de Maradona. Lo adore como jugador pero allí terminó mi capacidad para venerarlo.
Aunque obviamente me emocioné ayer con el triunfo ante Grecia y me muero porque la selección gane la copa en Sudáfrica, estoy con el gusto amargo de pensar que sería el triunfo del caos, la improvisación, la grosería, el amiguismo y la soberbia por sobre el orden, la previsión, el respeto, la imparcialidad y la humildad, y no es eso lo que quiero como ejemplo para la Argentina.

Aun así, debo reconocer que a Maradona se lo ve en estos días con mucho mas aplomo y me gusta. Y lo de Palermo, sea de suerte o planeado, fue un acierto. Un jugador que solamente con una buena pegada y un excelente cabezazo ha logrado las cosas que el logró en su vida deportiva, evidentemente tiene un plus muy particular que pocos poseen y es bueno tenerlo en el grupo.

Palermo es…
…una muestra del esfuerzo de quien debe trabajar el doble para lograr lo que un dotado hace naturalmente
…que no baja los brazos ante la adversidad (hasta se animó a errar 3 penales seguidos y seguir pidiéndolos)
…quien pone un plus para su equipo aun a riesgo de su propio físico (metió su gol 100 en Boca mientras seguía en la cancha con los ligamentos rotos)
…quien no se la cree ni aun siendo el ídolo que es y siempre da a los periodistas una respuesta serena y ubicada
…quien se anima a cualquier cosa, hasta a meter un gol de cabeza desde 40 metros (a mi querido Vélez)
…quien se tiene fe de debutar a los 36 años en un mundial y hacer un gol en los 10 minutos que le dieron para jugar en un partido en el que era suplente en el equipo suplente
…quien convirtió un gol intrascendente en cuanto al resultado, en el pico emotivo de un partido y titular de todos los diarios.

Ese si es el ejemplo que quiero para mi país: un corazón enorme, humildad, respeto, liderazgo positivo, enfrentar la adversidad con esfuerzo propio y nunca bajar los brazos.

Salud Martín, Salud Argentina.

Seguir leyendo......