miércoles, 12 de mayo de 2010

Las dos caras del inconformismo en una publicidad del mundial de Sudáfrica
| | |

Tremenda la nueva publicidad de TyC Sports. Realmente emotiva e inspiradora.
Véanla y luego continúen leyendo.

http://www.youtube.com/watch?v=KdrhT3-u05A



Mi amigo Miguel Cadena, desde México, me la envió. Un nuevo ejemplo de la globalización, recibiendo por email una publicidad que están dando en Buenos Aires y yo aún no había visto.

Después de emocionarme hasta las lágrimas, me puse a analizar el contenido: ¿Por qué es que siempre admiramos y queremos lo que no tenemos?

Recordé la publicidad del HSBC que salió hace mucho tiempo, donde cada uno quería lo que tenía el otro. El taxista observaba una oficina y pensaba: “Que bueno trabajar en una oficina, tranquilo, en tu lugar”, mientras un ejecutivo desde adentro de la oficina miraba al taxista y pensaba: “Que lindo ser taxista, trabajas paseando, recorres la ciudad, conoces gente”.

Podríamos hablar de inconformismo permanente, pero creo que hay una razón que explica más racionalmente este comportamiento tan común en todas las latitudes del planeta: la saturación.

El ser humano está naturalmente capacitado para percibir movimiento y cambio, y sus sentidos dejan de percibir lo que se mantiene constante. Lo que resalta por sobre la monotonía es lo que capta nuestra atención.

De manera análoga, nos saturamos de lo que ya tenemos, lo vemos como normal, lo asumimos como propio y hasta nos cansa. Vemos lo que no tenemos como algo novedoso, único, y en general lo deseamos, admiramos y luchamos por conseguir.

Pero basta con tener aquello que anhelábamos para que rápidamente pase a ser parte nuestro, ya no es tan maravilloso y deseado, y rápidamente nos satura.

Es triste pero es así. Ese es el medio vaso vacío.

El medio vaso lleno es que por algo estamos programados de esta manera: esto genera un inconformismo permanente que hace las veces de motor del progreso para la humanidad.

Siempre queremos más...
los 32 países queremos el mundial...
lo va a ganar uno solo...


0 comentarios, dejá aquí el tuyo:

Publicar un comentario